Publicado: 30 de Julio de 2018 a las 06:51

Tanto el ajo como la cebolla son considerados dos ingredientes de gran importancia y no solo por el sabor que pueden aportar cuando son utilizados. Y es que ambos contienen grandes propiedades que ayudan a la salud convirtiéndoles de esta forma en auténticos alimentos medicinales. 

Hay que remontarse mucho tiempo atrás para saber cuándo se empezaron a utilizar estos dos ingredientes en la cocina ya que sus propiedades curativas y terapéuticas ya se conocían. 

El ajo es un remedio antiinflamatorio, combate las infecciones, disminuye el exceso de grasa en la sangre, es diurético y mejora la circulación, entre otras muchas cosas. Es recomendable tomar un ajo crudo o dos al día. 

Por su lado, la cebolla protege el corazón, favorece la digestión, es un arma contra las bacterias y los hongos así como sirve de gran utilidad para los diabéticos, entre otros beneficios. Además, habrás escuchado muchas veces que es usada como remedio casero para evitar la tos nocturna.